foro de Ilustradores
about us gallery miscelanea articles links
notas / articles
 
 
El trabajo con correctores literarios

Por Leicia Gotlibowski
 

Hay autores geniales por sus ideas. Otros geniales por su perfección en el uso del lenguaje.

Hace unos años una amiga comenzó la carrera de corrección literaria.
Peleábamos mucho. Me corregía frases en un poema. Y a mí no me importaba tanto lo que los otros pudieran entender. -¡Me gusta así! -le porfiaba. No me importa que no signifique nada.
Ella recién empezaba. Me proponía palabras que tenían otra música. Otra cantidad de sílabas. Era muy enojoso, ¿o sería enojadizo?, ¿engorroso?
Ella siguió aprendiendo. Me explicó muchas cosas y yo empecé a darme cuenta de otras. Y que en poesía todo es relativo, todavía lo pienso, pero también creo que es "ligeramente" importante que otro pueda entender mi juego con las palabras.

Empecé a negociar. Ahora mismo releo cosas que no puedo creer haber discutido. Es cierto. No se entienden. Por lo menos no está claro lo que yo intentaba que los demás entendieran.
Y los autores más renombrados negocian. Los profesionales reconocidos. Los poetas... un poco menos tal vez.

Se hacen muchos tipos de correcciones. Algunas veces solo se atiende lo primordial. ¿Acá qué quisiste decir? te preguntan. Y te sugieren la corrección. Otras veces se corrige estilo.
Pero hay pautas básicas. Las concordancias verbales, las de género y número. Las viudas y huérfanas en la edición. Las convenciones editoriales. Las tipográficas. Las reglas ortográficas.
Al escribir en la computadora se hacen más visibles. Si hay un espacio delante de la coma, del punto y coma, del punto, etc., estos signos pueden separarse de la palabra y quedar sueltos en el renglón de abajo. Estéticamente es muy feo.

Muchos ilustradores arman maquetas para enviar a concursos. Con textos propios o ajenos se encuentran en la tarea de resolver estos acertijos a ciegas.
Son muchos rubros para abarcar. La ilustración, la composición, la digitalización, la impresión, el armado de las maquetas, el diseño gráfico y ahora también la tipografía, la ortografía, y todos los etcéteras...
Quizás los jurados que evalúan la maqueta que reciben para un concurso no tengan en cuenta errores de tipo ortográfico. Pero es real que un buen proyecto mal expresado puede convertirse en material desechable porque la idea principal no se entiende, o porque la sutileza es excesiva.
Es sólo un quizás.
Muchos libros álbumes también son poesía, donde todo puede valer. Donde un corrector puede ser el menos indicado. Elegimos las letras por sonoridad como elegimos los colores. No es esta la mayoría de los casos.

El tiempo que llevo en el trabajo de diagramar libros probablemente me volvió más obsesiva. Me tomo mi tiempo cada vez que escribo una carta o redacto un presupuesto para expresarme del mejor modo; cuando a veces recurro a mi "todavía amiga" correctora para que les eche un vistazo antes de mandarlos. ¿Estará bien decir mandarlos? ¿O es mandarla?, o ¿mandarlo? ¿Es "le" eche o "les" eche?

Le voy a dar un trabajo extra: ajustar este texto. Cuando lo lean va a estar corregido, al menos, para que se entienda. Claro y firme. O FUERTE. ¿Qué quisiste decir con eso? -me dirá-. -Es un poco densa la nota. (Densa por aburrida.)
¡Y bueno! -le voy a decir-. Es que creo que algún día, cuando seamos editorial, vamos a tener un corrector a la mano y pautas editoriales preestablecidas. Mientras tanto solo intento dar un consejo. No rechacen de cuajo las opiniones de quien no entiende un texto. Relean. Leanse en voz alta. Recurran a correctores. Se aprende mucho.

A continuación describo unos datos básicos que pueden ayudar al que quiera publicar una nota en esta sección o esté armando un proyecto para enviar a una editorial o a un concurso.

Buenos Aires, marzo de 2005

regresar al índice - subir
 
[ FORODEILUSTRADORES.COM ] [ All Rigths Reserved ] [ About Us ] [ Gallery ] [ Miscelánea ] [ Articles ] [ Links ] [ WebMaster ]